Polaco que vive en España. Proyectista y grafista.

Ene 15th, 2015 | By | Category: Variedades

Jerzy Janiszewski, el autor del famoso logotipo de “Solidarność”, un Polaco que vive en España. Proyectista y grafista. Cuando se impuso la ley marcial, emigró a Alemania; luego le concedieron un estipendio en Francia. Después residió en España, donde fundó su propio estudio. Proyecta signos gráficos, complejas identificaciones visuales, carteles, libros, etc, como también instalaciones tridimensionales en los paisajes urbanos. Ahora, después de una larga etapa de vivienda en París y después en Barcelona, vive en A Coruña (Puerto Santa Cruz).

Jerzy Janiszewski

¿Cuáles son los motivos de tu residencia en España? ¿Una casualidad, necesidad o la existencia de las condiciones necesarias para el trabajo y el desarrollo artístico?

Mi aventura con España ha empezado en París, donde llegué tras una corta estancia en Alemania, donde no había sido capaz de encontrarme un lugar adecuado. La opinión de los polacos en aquel entonces no era muy buena en Alemania Occidental, me miraban como a un extraño. No importaba nada si eras bueno y qué habías hecho; eras polaco. Me faltaban los contactos laborales. Al final, un día me invitaron a París para celebrar el aniversario del 13 de diciembre y allí ampezó, los franceses se dieron cuenta de que yo era el autor del logotipo de “Solidarność”. Comenzaron a aparecer entrevistas, entre otros para la revista Liberation, la cadena TF1 realizó un programa, además una buena publicidad y me quedé. Recibí estipendio, una inyección de dinero. Me sentía libre allí, más libre; después llegaron los encargos, empecé a trabajar y era feliz. Transcurieron muchos años y en aquel entonces a mí me andaba buscando un cantante español, Paco Ibáñez, quien vivía en París; era un emigrante de la época de Franco. Cuando vio qué yo hacía, me pidió que hiciera un logotipo para la recién creada Asociación La Carpa. paco ibanezNos hicimos amigos y así todo empezó. Conocí a mucha gente: músicos, artistas… me sentía como en una familia, nos hicimos amigos de por años. Gracias a los españoles que conocí allí, comencé a recibir encargos de España. Viajé a Madrid, Valencia, San Sebastián. En 1995 volví a Polonia; quería ver si se podía vivir de una manera normal, pero no aguanté mucho: sólo dos años. Me fui a Barcelona y otra vez a Ibáñez. Todo empezó de nuevo y así quedó.

¿Cómo te va el español?

Ya en París aprendí algo, estando en el círculo de los españoles y latinos; no iba a la escuela, pero empecé a leer. Me ayudó mucho la lectura de la poesía que cantaba Paco Ibáñez, siempre me interesaba qué cantaba ese tipo y por qué la gente tenía tantas ganas de escucharlo. Hasta ahora tengo una antología de la poesía española, la aprecio mucho. En general, después de tantos años ya no tengo problemas.

¿Tienes el mismo problema que la mayoría de los polacos en el extranjero, es decir, tus hijos no quieren pensar en Polonia y volver al país?

Tengo un hijo, Luca, de 5 años. A él le gusta Polonia. Sabe qué hay en España lo que falta en Polonia. Sin embargo, no tengo este problema. Le enseño la lengua polaca y aun tiene ganas de aprender. Por ejemplo, él mismo se las arreglaba cuando hacía compras en las tiendas de Polonia.

¿Con qué recibo de los medios españoles te encontrabas? ¿Cómo reaccionaba la gente que se enteró quién eras? ¿Tus vecinos saben quién eres? ¿Cómo os lleváis?

Nadie sabe nada, aun no tengo oportunidad de hablar con ellos. Sobre todo saben que soy polaco. Algunos de ellos ni siquiera saben dónde se halla Polonia. Yo mismo no cuento a nadie que soy el autor de estos logotipos; me parece que eso no interesa realmente a nadie. No todas las personas saben de nuestas desgracias de los años 80. Cada uno tiene sus propios problemas: nosotros hemos tenido nuestras guerras y ellos, las suyas. Antes, en Barcelona, me encontraba en el círculo de los artistas, pero nunca quería la fama. Lo que quería era salir de aquel período de “Solidarność”, porque aquello fue hacía mucho tiempo, en los años 80. Además, la gente mira principalmente la contemporaneidad, mi actual trabajo. Aquí, en España, pocas personas conocen mi historia y si la conocen, son mis amigos más cercanos.

¿Haces algo para la sociedad para mejorar la imagen de Polonia?

En mi vida he hecho muchas cosas para la comunidad, en general en base de la solidaryca, el tipo de letra característico para “Solidarność”. Recuerdo un episodio que tuvo lugar durante la guerra de Yugoslavia. Vivía entonces en París. En el frente de un gran desfile en contra de la guerra había una pancarta con la inscripción “Sarajevo” hecha con las letras de la solidaryca.

¿Podrías ayudar de esta manera a las comunidades polacas de España?

No me considero una persona tan importante, pero sí, con mucho gusto. Hasta ahora no he tenido la oportunidad de conocer a la comunidad polaca de España. Me muevo en un medio laboral muy estrecho, querría conocer a otras personas. Hasta ahora no he tenido contacto directo con la comunidad polaca. En Barcelona sí estuve en contacto con el Consulado de Polonia y colaboramos un poco.

¿Qué opinas de “Solidarność” 33 años después del “Agosto del 80”?

Durante mi última estancia de vacaciones en Polonia realizaba instalaciones para el “Concierto de cintas” (“Koncert na wstążki”) en Gdańsk. Me preguntaron entonces por eso y dije que preferiría pintarlo que definirlo. Hice un signo, un logotipo nuevo de “Solidarność 2012”: cada letra era diferente. Distintas letras: unas juntas, otras separadas, cada una con su bandera ondeando en dirección distinta. Una bandera más arriba, otra más abajo; una más grande, otra más pequeña.DSC01290 Esto no tiene nada que ver con aquel período. Todo se ha arruinado, la gente está dividida, no hay ninguna solidaridad.

¿Qué opinas ahora de los protagonistas de aquellos acontecimientos, sus logros, su ubicación y papel en la realidad actual?

Aludiré a aquel signo, al nuevo logotipo de “Solidarność”: los líderes se han dividido, ha surgido una enorme cantidad de agrupaciones. Es difícil orientarse en todo esto, no se sabe lo que quiere cada uno. Wałęsa en aquellos años hizo bien su trabajo como el jefe de un sindicato que surgía. Como un militante de partido, era una autoridad, tan nececaria en aquellos años. Después de recibir el Premio Nobel debería haber fundado un instituto y seguir actuando, pero no debería haberse metido en la política.

¿Qué sientes cuando piensas que con un sólo dibujo has cambiado el mundo?

No creo que yo haya cambiado el mundo. Mi intención entonces era apoyar ese movimiento. Estaba allí, también sentía aquel soplo de lobertad. Quería darles algo mío, apoyarlos en general. Este hecho de que todo se difundió por Polonia y después por el resto del mundo no fue gracias a mí, sino a los medios. Yo hice lo mío: estuve en el lugar y el tiempo adecuados.

El logotipo de “Solidarność” es un símbolo reconocido en todo el mundo. Se usa la solidaryca para la creación de nuevos símbolos en muchos países. ¿Qué opinas acerca del abuso del logotipo de “Solidarność” por diversos grupos, fracciones sindicales o políticas en los actuales combates de ideas que muchas veces son contradictorias? ¿Piensas que es posible evitarlo?

Cuando se creó el logotipo, nadie sabía si el sindicato del NSZZ se fundaría o no. Cuando se fundó, por supuesto asimiló el logotipo que ya había funcionado en el terreno del astillero. Esto me sorprendió, pero de una manera positiva. Después empezaron a reproducir el logotipo en Polonia y en el mundo en muchas variantes, colores, comenzaron aun a deformar el mismo. Hoy en día hay pocas personas que saben cuál era su versión original. Con el paso del tiempo se transformó en un producto comercial, los ejemplos llevados al extremo son: vodka, cigarrillos, bragas, correas y vestidos para los perros, etc. En la Polonia actual diversos grupos y partidos opuestos se basan en este signo, cuyo destino no era así. El signo ha sido terriblemente devaluado.

¿Piensas que en la realidad polaca el uso del logotipo de “Solidarność” debería ser reservado solamente para unir a los polacos exclusivamente en los asuntos de mucha importancia?

Desde luego. Trato de influir en el uso del logotipo ya desde hace años. Gracias a la mediación del abogado, quien es mi plenipotenciario, hemos acordado con el NSZZ cómo debería utilizarse. No puede ser deformado. La gente no es consciente de qué se hace con él. Todos los logotipos tienen sus proporciones, colores bien establecidos… No se puede, por ejemplo, deformar el ampliamente conocido logotipo de coca-cola. Hay reglas y derechos de autor en las que hay información sobre esto; hay que respetarlas. Yo soy el autor del logotipo de “Solidarność”, luego todos los derechos de autor pertenecen a mí. Todas las publicaciones que dicen que he cedido mis derechos al NSZZ son mentira. Nadie tiene derecho a crearse una, digamos, inscripción o una marca de fábrica con las letras de la solidaryca. Por supuesto una cosa es escribir algo sobre el muro o el papel y otra cosa es hacerlo para su venta posterior. El anterior presidente del NSZZ, Śniadek, obtuvo en persona mis instrucciones sobre cómo y para qué debería usar el logotipo. Desgraciadamente, la conciencia de la gente no cambia: el signo sigue siendo utilizado sin ningún tipo de control. Hay docenas de las versiones modificadas, se pueden ver en Internet. No es que mi intención sea quitarle este logotipo a la gente, pero hay que arreglarlo de alguna manera. Lo vuelvo a decir: no busco escándalos.

¿Ves algunas similitudes entre nuestra Solidarność y MCL de Cuba?

Lo que yo veo es un movimiento dedicado a la lucha por los derechos fundamentales: libertad, democracia. Por supuesto, como entonces nadie se imaginaba que pudiera haber cambios en Polonia, en Cuba hay dictadura, aunque han pasado casi 50 añosel-camino-300x221. Todo el movimiento MCL funciona en unas condiciones muy difíciles, parecidas a las polacas, pero con el paso del tiempo triunfará. Les deseo que truinfen.

¿Cómo sucedió que habías proyectado el logotipo del “Camino del pueblo”?

Uno de los representantes de MCL, Antonio Salvador Gabaldón, estuvo en Berlin, Praga y Polonia. Me escribió en un e-mail que había estado en el Instituto de Lech Wałęsa y había hablado con él mismo. Allí se enteró de que yo era el autor del logotipo de “Solidarność”. Comentó que yo había hecho un signo de mucha importancia para Polonia y que estarían muy contentos si colaborara con ellos. Antonio no insistía en el logotipo, pero en que yo hiciera algo para el movimiento. En tales ocasiones siempre me hierve la sangre, estoy demasiado excitado y siempre dispuesto a colaborar. Aquella solidaridad me inspiró, era una situación parecida a la de Sarajevo, aquella indispensable solidaridad humana. Por supuesto que yo me basaba en la bandera de Cuba y en las palabras “el camino del pueblo”. Aquella flecha muestra a la gente en marcha que se dirige hacia la libertad.

Tu último trabajo es el logotipo de la presidencia polaca en la Unión Europea.

Es una de mis últimas obras conocidas. He ganado un concurso cerrado, resultó que me eligieron a mí. No cabe duda que me alegro mucho de poder hacer algo después de tantos años. Aquel logotipo era muy importante y yo era consciente de esta carga. No era nada fácil destinarlo para las diversas capas sociales, no sólo en Polonia, pero también en el extranjero. Por otra parte, me daba satisfacción que tenía oportunidad para actuar. El trabajo duró un poco. El diseño, la observación y el análisis de otras ediciones, los logotipos de la presidencia de otros países de la UE, después otra vez el diseño. polonia2010De verdad, esto proporciona felicidad. Por ejemplo, si se trata del logotipo de “Solidarność”, no creía que saliera fuera de la puerta del astillero y de repente recibí el encargo de un signo serio y, además, que sería reconocido en toda Europa. Buscaba en esto una señal del dinamismo positivo de la unidad, la necesidad de la solidaridad de todos los países. Las flechas dirigidas hacia arriba demuestran un tipo de energía, el progreso. Están unidas, están juntas. Por supuesto que hay colores de todos los países de Europa. Al final, la bandera de Polonia, el país de presidencia. Pensaba que aquel signo era lo que necesitaban Europa y Polonia, que asumiría esta presidencia.

Tomek Wiśniewski

Traduccion Michał Seta.

Galeria trabajos de Jurek.

Comments are closed.

Partnerzy:

    cowmadrycie Jerzy Janiszewski poloniab-logo